18 ago. 2007

Rock Progresivo (I)

1967. Excelente año para la música. Grandes álbumes se publicaron en ese año, The Piper at the Gates of Dawn de Pink Floyd, Are You Experienced? de The Jimi Hendrix Experience, Their Satanic Majesties Request de The Rolling Stones, entre muchos otros.

Pero hubo uno que destaca particularmente sobre todos los demás. Me refiero al Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, de The Beatles, álbum que logró lo que ningún álbum de rock habría logrado hasta entonces: darle seriedad al género, y credibilidad a los ojos de los que lo veían como un género para el consumo de las masas juveniles. Lo sé, hablar del Sgt. Pepper's y de todo lo que significó para el rock y la música en general es un tanto redundante, pero indispensable para comprender el origen del rock progresivo.

Porque la semilla del rock progresivo se encuentra ahí, en ese álbum. Un rock sofisticado, bien trabajado y pulido, con arreglos elaborados mucho más allá de lo que hasta entonces se conocía como rock, con un sentido de la experimentación poco escuchado en el género, todas esas ideas fueron las que llevaron al nacimiento del rock progresivo.

El Sgt. Pepper's no es, sin embargo, el primer álbum de rock progresivo, ese título le corresponde a alguien más. Tampoco es el primer álbum en el que podemos considerar al rock como arte y no como un simple entretenimiento de jóvenes. Tampoco es un álbum conceptual, aunque se le tratara de pasar como tal. A pesar de todo, insisto en que ahí es donde se encuentra la semilla del rock progresivo.

Pero... ¿qué es el rock progresivo? ¿A qué podemos y a qué no podemos llamar rock progresivo? Al igual que con muchos otros géneros, es verdaderamente difícil dar respuestas a estas preguntas, o al menos respuestas que satisfagan a todos. Así que, antes que todo, quiero decir que todo lo que exponga a continuación son mis puntos de vista estrictamente personales, mi forma de ver este género que me encanta. Así que, dentro de mi experiencia, el rock progresivo es:

Un género musical que utilizando como base la instrumentación básica del rock, esto es, guitarra, bajo, batería y voz, incorpora otros elementos tanto en lo que respecta a los instrumentos (teclados, flautas, cuerdas, etc.) como a la música misma, con el uso de ritmos complejos, estructuras musicales muy elaboradas y cambiantes, virtuosismo en la interpretación de los instrumentos, experimentación, una gran influencia del jazz y de la música clásica, etc. Todo esto lleva a que se trate de un género musical muy libre en el aspecto de que no se apega a un ritmo fijo, ni a un sonido particular, sino que progresa, cambia, evoluciona y busca la innovación.

Como precursor del género, tampoco podemos dejar de mencionar a Frank Zappa, que con álbumes como Freak Out! también dio paso a un rock muy elaborado, con armonías complejas y con claros tonos avantgarde muy poco vistos en el género.

Composiciones largas es algo también muy común en el rock progresivo, y dos ejemplos tempranos de el uso de esto en el rock están en "1983...(A Merman Should I Turn to Be)" de Jimi Hendrix e "In-A-Gadda-Da-Vida" de Iron Butterfly, ambas canciones claramente dentro de lo que se conoce como rock psicodélico, que podría considerarse como el antecesor inmediato del rock progresivo. "In Held Twas In I" de Procol Harum, grabada en 1967, es un ejemplo temprano de una composición progresiva épica.

Con todos estos antecedentes, el rock progresivo empezó a surgir poco a poco hasta la llegada del que puede y merece ser llamado el primer álbum de rock progresivo: In The Court of the Crimson King de King Crimson.

Estructuras musicales elaboradísimas, solos virtuosos e imaginativos, musicalizaciones majestuosas, improvisación, letras oníricas, reflexivas y de gran calidad (un miembro oficial de la banda se dedicaba exclusivamente a escribirlas y nada más).

Los nombres de quienes colaboran en este álbum son ahora considerados auténticos pesos pesados del rock progresivo: Robert Fripp (guitarra), Ian McDonald (teclados, instrumentos de viento, voces, melotrón), Greg Lake (bajo y voz principal), Michael Giles (batería, percusión y voces) y Peter Sinfield (letras).

La banda liderada (muy modestamente) por Robert Fripp logró una obra que igualmente puede ser contundente, vertiginosa y hasta "heavy" ("21st Century Schizoid Man"), suave y delicada ("I Talk to the Wind"), reflexiva y casi desesperanzadora ("Epitaph"), onírica e inquietante ("Moonchild") o sencillamente majestuosa ("In the Court of the Crimson King").

In The Court of the Crimson King es una obra musical que nunca pierde el espíritu rockero pero adopta completamente la idea de realizar un rock delicado, elegante, elaboradísimo, un rock que va más allá de la concepción típica que se tiene del rock, un rock con toques de jazz y de música clásica, cuya genialidad se deja ver desde que uno ve su inquietante pero fabulosa portada. Es un álbum cuya calidad King Crimson jamás logró superar.

Una auténtica obra de arte.

(Esperen la segunda parte el próximo sábado...)

1 comentario:

  1. Ssssss yo quiero escuchar todos esos albumes, y tenerlos pero como que me da hueva ponerlos en un estereo,, ya ni le s emover a esas cosas, con eso del MP3

    ResponderEliminar