22 ago. 2007

Twitter: ¿todavía no le entras a la adicción?

Un fenómeno que en este momento se encuentra en su apogeo es sin duda alguna el del microblogging, esa variante del blogging en la que no escribimos post largos, elaborados y que tal vez hemos estado retocando durante días hasta que llega el momento de su publicación. No, el microblogging no se trata de eso. Se trata de mensajes instantáneos, cortos, de 140 caracteres o menos, en los que por lo general escribimos lo que en ese momento estamos haciendo, lo que está llamando nuestra atención o simplemente algún link interesante que nos hayamos topado o cualquier cosa que queramos compartir con los demás.

Twitter es, sin duda alguna, la plataforma de microblogging más popular hasta el momento, y lo ha logrado apostándole a la sencillez. Tras sacar una cuenta de Twitter, basta con entrar a la página y escribir algo en 140 caracteres o menos. ¿Suena fácil, eh? Aquí no hay templates que editar, no hay etiquetas, no hay HTML ni CSS con el cual estar peleando, ni nada parecido. Un espacio en blanco esperando ser llenado con tus 140 caracteres (o menos) es todo lo que necesita Twitter.

Claro, también está la importante faceta social de Twitter. Uno puede seguir los "twitteos" de los demás, no solo los propios, y verlos todos en una línea de tiempo como si fuera la ventana de un chat. Y ciertamente en momentos puede ser una ventana de chat, los usuarios pueden mensajearse de forma privada o dialogar de forma pública, contestarse sus twitteos o simplemente seguir lo que los demás hacen.

Existen herramientas que facilitan nuestra vida twittera, que nos permiten twittear y seguir lo twitteos de los demás sin tener que entrar a la página del servicio. Algunos nos evitan incluso el tener que abrir un navegador.

Herramientas como estas vendrían siendo Twitterrific, para Mac OS X, Twitteroo para Windows, Twitbin, una extensión para Firefox, entre otros, siendo mi elección personal este último.

Dos de esas herramientas o características son algo que hace de Twitter un servicio bastante interesante: el recibir y enviar twitteos por medio de teléfono celular (SMS) o de mensajería instantánea (principalmente Google Talk). Eso hace que prácticamente no exista pretexto para no actualizar con cierta regularidad.

En mi caso tengo relativamente poco tiempo de usar Twitter, unos cuantos meses, pero realmente me parece una idea interesante, nunca va a desbancar a los blogs en forma, pero son un soporte para los mismos.

Así que sólo me queda invitarlos a que participen en esta adicción que se está apoderando de la web y, ya que estén ahí, pues háganmelo saber agregándome a su lista de seguimientos, puedes ver mi perfil en este link.

1 comentario:

  1. Definitivamente es para gente muuuy metida en esto de los blogs.

    Habemos amarguetas que sólo de vez en cuando actualizamos y pos... eso del exhibicionismo ya no es para mí. Aún así me parece muy buena idea eso del microblogging.

    Ay... es que ya me pesa la edad.

    ResponderEliminar