8 sept. 2007

Rock Progresivo (III): Yes - Tales From Topographic Oceans

Durante la gira de Close to the Edge, Yes perdió a uno de sis integrantes: el baterista Bill Bruford salía de la banda para unirse a King Crimson, diciendo que ya había aportado todo lo que había podido dar a la banda. La verdad es probablemente que fuera la primera "víctima" de las pretensiones espirituales de Jon Anderson, mientras que Bruford simplemente quería demostrar lo buen baterista que es. Así que King Crimson le vino como anillo al dedo.

Esto habría sido considerado un fuerte revés si no fuera porque el sustituto de Bruford resultó ser un baterista con ideas mucho más afines al sonido y el espíritu de Yes: Alan White, quien había trabajado ni más ni menos que con la Plastic Ono Band (fue el baterista del álbum Imagine de Lennon), Joe Cocker, George Harrison (tocó en el All Things Must Pass, incluyendo "My Sweet Lord"), Ginger Baker, entre otros. Así que la banda tenía un peso pesado casi desconocido en su banda.

El resto de la alineación siguió igual, y en 1973 grabaron y lanzaron un nuevo álbum, Tales from Topographic Oceans, el álbum que divide a los fans del rock progresivo en los que piensan que es una obra maestra y los que piensan que simplemente es una muestra de todo lo malo que pueda tener el rock progresivo y llevado al extremo. Se trata sin duda alguna el más controversial álbum de Yes y, probablemente, del rock progresivo en general.

Tales from Topografic Oceans consta de una composición dividida en cuatro partes con una duración promedio de 20 minutos cada una, inspiradas en la autobiografía de Paramahansa Yogananda. Se trata de la obra más ambiciosa que Yes haría en toda su existencia, con un concepto y un formato bastante densos, cosa que, como se ha dicho, le ganó tantos adeptos como detractores. Originalmente apareció como un LP doble, con cada pieza ocupando un lado completo de cada disco.

La controversia generada por este álbum no solamente se extendió entre seguidores y críticos. Dentro de la banda también existían diferencias a raíz de la grabación de este álbum, especialmente en Rick Wakeman, que consideraba el álbum como exageradamente pretencioso. Y vaya que Rick Wakeman sabe de pretensión. También le molestó el hecho de que durante las grabaciones tanto Jon Anderson como Steve Howe llevaron el control completo de lo que se estaba haciendo, dejando a los otros tres miembros de la banda con poco o nada que aportar, Y fue el infame "incidente del curry" el que llevó a la salida de Wakeman de Yes. Durante la interpretación en vivo de una de las piezas del álbum, Wakeman se limitó a comer un plato de curry, para dar a entender su disgusto por la música que se estaba interpretando.

Musicalmente se trata de una obra innegablemente compleja y trabajadísima, que puede llegar a ser bastante densa y desafiante en ciertos momentos. Dejando a un lado toda controversia generada por este álbum, mi opinión es que no se puede negar el trabajo llevado a cabo por la banda, si atención al detalle y, sobre todo, la maestría de cada miembro en sus respectivos instrumentos. Se trata de una obra artística de esas que uno jamás termina de apreciar completamente, que siempre ofrece nuevas sorpresas y nuevos sonidos, detalles que habíamos dejado pasar antes y que vamos descubriendo (o, tal vez, redescubriendo) en cada oída.

(Continúa el próximo sábado...)

1 comentario:

  1. TENEMOS ALGO EN COMUN QUE ES NUETRO INTERES EN EL ROCK PROGRESIVO. BUENO, ALGO PUBLIQUE TAMBIEN RESPECTO DEL 'TALES OF TOPOGRAPHIC OCEAN' DE YES.
    VISITA MI BLOG.
    SALUDOS DESDE CHILE
    http://jalito.blogspot.com

    ResponderEliminar