7 oct. 2007

Kino No Tabi

Kino No Tabi (Los Viajes de Kino, más o menos) es el título de una serie de libros y una serie animada japonesa que cuenta la historia de dos compañeros, Kino, un humano, y Hermes, su motocicleta parlante. Ya con esto basta para darse cuenta de lo peculiar que resultarán tales aventuras.

Kino y Hermes son, básicamente, viajeros, con una relación simbiótica entre ellos (Hermes aporta velocidad y Kino balance, dicen en un capítulo). Juntos recorren un mundo fantástico, poblado de una gran cantidad de variados personajes, en los diferentes países que visitan. Cada país tiene sus propias costumbres y sus propias peculiaridades, a cual de ellas más extravagante y excéntrica, pero perfectamente normal para quienes lo habitan. En el capítulo 0 (numerado así por no haber formado parte de la transmisión original de la serie por TV, que consta de 13 episodios) nos presenta un país en el que la vida de todos sus habitantes gira en torno a la construcción de una gigantesca torre. Pero nadie sabe para qué es esa torre, simplemente sus vidas siempre han estado dedicadas a construirla y no ven nada de extraño en ello.

En sus viajes, Kino acostumbra quedarse únicamente tres días en cada país que visita, tiempo que considera bastante como para llegar a conocer el lugar pero no demasiado como para llegar a encariñarse y querer quedarse.

Otros temas que toca la serie son la guerra, el trabajo sin sentido, la automatización, la búsqueda de la realización de los sueños, la búsqueda de una identidad, el amor por el país en el que uno vive, los problemas de comunicación, la libertad de expresión, entre otros.

Si algo hace de Kino No Tabi una serie que hay que ver es sin duda su riqueza de personajes y las diferentes situaciones en las que se encuentran, todas cargadas de mucho simbolismo y contado de una manera maravillosa, que cautiva al espectador.

En definitiva, Kino No Tabi es una de esas obras de arte poco conocidas y que hay que ver. Estoy perfectamente consciente de lo difícil que puede llegar a ser conseguir material como este, pero si pueden conseguirlo, háganlo, no se arrepentirán. Y si de plano no les gusta, pues échenme la culpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario