10 sept. 2009

The Beatles Remasters: Please Please Me y With The Beatles

Grabado completamente en vivo en los estudios EMI (después rebautizados como Estudios Abbey Road), en tres sesiones de tres horas (mañana, tarde y noche de un solo día), Please Please Me es básicamente el repertorio en vivo que The Beatles traía por esos años.

El CD lanzado en 1987 es una mezcla mono y por primera vez la tenemos en estéreo.

Algunas personas no estarán felices ante la extrema separación de los canales, cosa que pasa en las versiones estéreo de los primeros discos de la banda. Personalmente creo que puede llegar a ser un tanto incómodo si los escuchamos con audífonos, pero escuchando este disco en un estéreo, en unas buenas bocinas, como lo estoy haciendo en este momento, es una cosa totalmente disfrutable.

Mi elección personal son las versiones estéreo, por una razón muy sencilla: espacio sonoro. En una mezcla mono, todo tiene que acomodarse en un espacio muy estrecho, el canal central. Una mezcla estéreo ofrece más espacio para distribuir el audio, lo que desemboca en una mejor definición y más facilidad para apreciar ciertos detalles. Y es ahí donde está la fuerza de esta remasterización: la separación estéreo nos permite escuchar todos los pequeños detalles de aquellas apresuradas sesiones de grabación. Cada armonía, cada rasgueo de guitarra, todo resalta de forma que nunca lo había hecho antes.

La gastada voz de Lennon en "Twist and Shout" (que fue la última en grabarse aquel día) es dolorosamente placentera de escuchar. Las guitarras en "Do You Want To Know A Secret" suenan espléndidas, como si (perdonando el cliché) hubieran sido grabadas ayer.

With the Beatles recibe un tratamiento parecido. De la anterior edición en mono, pasamos a esta nueva remasterización en estéreo que nos abre los oídos a detalles que antes eran más difíciles de apreciar o eran menos obvios.

Desde la inicial "It Won't Be Long", con los instrumentos en el canal izquierdo y las voces en el derecho (al igual que prácticamante todo el Please Please Me).

Ahora escuchamos a George Harrison tocando un solo de "Roll Over Beethoven" bastante torpe. ¿Muy cansado durante la sesión de grabación? Ni idea, pero ahora nos damos cuenta de que Harrison no dió el 100% cuando grabó dicha rola.

Sin embargo, sigue siendo este un disco con un sonido bastante crudo y duro incluso en comparación con el anterior. Esto para nada es malo, pero esta crudeza hacía que la mezcla mono sonara un poco saturada y rasposa. Habrá que ver de todas formas las remasterizaciones en mono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario