24 jun. 2010

Post aburrido

Me gustan tantas cosas y me gusta hacer tantas cosas que siento que mi inevitable destino es no ser realmente bueno en ninguna de ellas. Sin embargo, prefiero saber un poco de y ser más o menos capaz en varias cosas que saber mucho de y ser muy bueno para una sola. Tal vez por eso abandoné tan pronto la loca idea de estudiar una maestría.

También, para espanto de muchas personas que me conocen, decidí dedicarle tiempo a las cosas que me gustan y no tanto a las que se supone que debería hacer. Siempre he pensado que las cosas que nos gustan son las que debemos hacer. Nada más ridículo que una persona que se dedica a algo que no le gusta simplemente porque le da estabilidad y seguridad económica, lo siento mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario