5 jun. 2010

Son las 2:30 AM vengo caminando por Hidalgo. La calle está sola y oscura. Tengo hambre y un poco de sueño. Una camioneta pasa. A bordo van unos adolescentes borrachos que me gritan algo que no entiendo. Los ignoro. Paso por la farmacia Guadalajara y compro una bolsa de papas. Llego hasta Valdés Sánchez y sigo caminando hasta Nava. Pienso en si seguirá conectada a esa y en si podremos platicar un poco antes de dormir. Cruzo el parque que está entre Nava y Lamadrid y sigo caminando por esta última calle, hasta llegar a mi casa. Abro el candado de la entrada. Hay un gato parado sobre la barda. Maúlla uno de esos sonidos que parecen de bebé. Tampoco lo entiendo y también lo ignoro. Pongo el candado. Abro la puerta de mi casa y entro. Apago la lámpara de la estancia y prendo la luz de mi cuarto. Saco la compu y la enciendo, abro Pidgin y espero verla conectada pero no es así. Espero ver algún post nuevo en su blog pero no es así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario