21 jul. 2010

I.

Desde aquí veo el botón de Wall-E que tengo en mi morral. Sí, el que me regalaste. Lo veo y pienso en Wall-E: viejo pero lindo, un poco sucio, un poco neurótico y con ciertas muestras de padecer TOC, atado a una rutina que no se molesta en cuestionar... y pienso en Eva: bonita, "joven", impulsiva, activa, dispuesta a cambiar el curso de la historia de la humanidad, dispuesta a descubrir el mundo, ese mundo que hace mucho quedó atrás. Y penso en nosotros... y en la sombra de Bob Patiño, en los Viejitos de Klondike, en Cruz Martinez Treviño de la Garza, en "Je l'aime à mourir" y "La Vie en Rose"...

II.

De esas veces que quisiera tejer un sueño con tu cabello incontrolable. Cabello Incontrolable, con mayúsculas incontrolables. Incontrolable. Amo que seas tan ídem como tu cabello. Amo el misterio de tus sueños. El sabor a fresas silvestres (fresas Piolines, fresas Speedies González) de tus besos. Me acuerdo del archivero que hay en el salón donde pongo exámenes. ¿Si lo muevo habrá un túnel hasta tu mente? No creo. Y de ser así, no lo usaría. Sería mucha la tentación, pero no lo haría. Nunca acabaría con el misterio que tanto amo, que tanto me asusta, que tanto me intimida...

III.

Normalmente no ocultaría mensajes en mis posts. La verdad, sí. Este post tiene un mensaje oculto. Bueno, no un mensaje. Hay algo. Algo en este post. Algo.

IV.

A certain softness in her eyes fascinates me...



V.

...y con toda la cursilería de la que soy capaz...
...y con todo lo que significas para mí...
...y con todas las estrellas que desde el Cosmos nos han visto reir...
...y con todos los años que nos faltan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario