21 ago. 2010

Even the best fall down sometimes
Even the stars refuse to shine


Recuerdo que hace casi un año (10 meses, para ser más o menos exactos), me fui a la cama escuchando "Three Little Birds" de Bob Marley. No sabía que ese "every little thing is gonna be alright" me haría llorar y tampoco imaginaba que, precisamente, "every little thing was gonna be alright".

Quién imaginaría que, poco después, viviría los meses más fugaces de mi vida al lado de alguien que reapareció sin avisar, sin siquiera decir "hola" y que me ha marcado más que nadie más. Estos meses fueron, como he dicho, fugaces. Dolorosamente fugaces. Pero tengo la esperanza (no sé si vacía, no sé si injusta) de que algún día, cercano, lejano, no sé (y eso es lo de menos), podemos intentarlo de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario