24 ago. 2010

Extrañaré las calles que no caminaremos, los "te amo" que ya no diremos y que necesito decir, porque duelen mucho. Y debo confesártelo, Sabina me aburre mucho, pero tenía toda toda la razón del mundo cuando dijo que no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca sucedió. Y son tantas cosas que añoro y que nunca sucederán, tanta felicidad, tanto amor, tanto deseo, tantas sonrisas que jamás veremos.
Me dueles como nada. Te amo como a nadie.
Tú te diste cuenta de que yo no soy lo que esperabas... yo me dí cuenta de que eres lo que quiero para mí, mi mujer perfecta (con todo el egoísmo que de ahí pueda deducirse...).
Me duele cuando pienso que la puerta estaba tan a nuestro alcance, pero no quisiste cruzar su umbral conmigo. Cuando me doy cuenta de que todo era una gota en una hoja esperando el momento de caer. Me duele darme cuenta de lo poco que se necesita para olvidar cómo se dice "te amo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario