14 ago. 2010

I.

Tengo un montón de cosas que hacer hoy para el ensayo de esta noche. Lo bueno es que empezaremos más temprano lo que, con un poco de suerte, significa que terminaremos también más temprano.

II.

Anoche como que me quiso empezar a doler el estómago pero finalmente no pasó a mayores, solamente una leve incomodidad cuando me desperté. Espero que no sea nada serio. No se sentía como algo serio, la verdad.

III.

Te extraño...

IV.

El ensayo de anoche fue, por mucho, el más productivo de todos los ensayos que hemos tenido. Nos fuimos pieza por pieza e interpretamos casi todo nuestro "repertorio". Todavía hay cosas que debemos pulir y, contra todo pronóstico, yo también leeré algunos textos, lo cual es un tanto inédito (casi, inédito, estoy recordando que no lo es del todo).

Existe la posibilidad de presentar esto en algún lugar de Saltillo antes de presentarlo en el DF, para probar qué tal funciona con público. Ahí les avisaremos cuándo sucederá esto, en caso de que lo hagamos.

V.

Anoche soñé contigo, Meli. Fue muy bizarro, estábamos un montón de gente conocida como en un hotel que era un castillo o un castillo que era un hotel y luego nos llevaron a pasear y resulta que todo Saltillo estaba inundado, más bien convertido en un gigantesco parque acuático, o un paseo Santa Lucía de proporciones épicas o algo así, y resulta que cada quién tenía su isla y cada quién la adornaba como quería y recuerdo que el agua era muy muy cristalina que hasta daban ganas de meterse a nadar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario