24 ago. 2010

I.

Hace muy bien tener amigos con los que puedas hablar y desahogarte y que no te juzguen, pero que tampoco te den por tu lado ni que se esfuercen por ser siempre buena onda en lo que te dicen. Amigos sinceros, pues, que te dirán las cosas de frente y sin rodeos, con las mejores intenciones del mundo.

Gracias a ustedes, creo que no leen este blog pero gracias por estar ahí en los momentos difíciles y dolorosos y por hacerlos más pasajeros y, sobre todo, gracias por las palabras de ánimo. Son geniales todos.

II.

No hay II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario