7 dic. 2010

1-> y me acuerdo (¿te acuerdas?)
cuando alguien me estiraba los pies, las patotas

[yo acostado y descansando,
según este estupor estival, estacional,
estacionada esta estúpida estática,
estocada estertórea]

hacía tanto calor que le daba vueltas al colchón
arriba y abajo
un sobre sobre el sobrecama
y dentro
los papeles
expedientes médicos de un hospital psiquiátrico
donde nos encerraron el deseo y la necesidad

2->una vez me dijeron que algún día te encontraría
comiéndote un rollo primavera en un restaurant del centro
posando en un anuncio en la avenida Reforma
o tomándote un moka oreo con doble shot en un café
pidiendo información en una agencia de Segway
bailando dentro de mí en una tocada de la Internacional Sonora Balkanera
haciendo sonar el claxon durante una manifestación de mosquitos
entre las cuerdas de la guitarra de Kevin Shields
sentada en el asiento del conductor -viéndome despertar- el domingo pasado
rom pien do las pa la bras que so lem ne men te te tra ta ba de de cir
cuando te pasé el celular y te pedí que llamaras a un taxi

una vez me dijeron que algún día te encontraría
y yo no creía que existieran tantas formas de no estar solo
tantas formas de olvidar sobre la mesa un yogurt que nos supo horrible
de abrir la puerta sin prisa
de cerrarla con todas las ganas, pero sin fuerza

¿qué te dicen todos esos ductos que recorren la pared?
¿qué voces escuchas salir de ellos?
¿qué palabras
- obscenas,
como un vendedor de fruta
con las manos sucias de tanto cansancio -
resuenan en las paredes de este baño?

3->siempre te he dicho la verdad
me gustaría decirte que no tuve que jailbreakear mi corazón antes de dejar que tu sonrisa me atravesara y golpeara contra la pared del baño del Ágoras
(llena de sangre, llena de fragmentos de una indiferencia)
donde te veía entre las siluetas borrosas y los balbuceos incomprensibles
una pluma que escribía sobre una mesa de oro puro que jamás sabremos qué papel juega en estas líneas; comiendo algo que no recuerdo qué era, pero me acuerdo que ese día cenamos muy rico y muy ruidoso y yo pensaba en ti y pensaba en que no te había ido ni a saludar y pensaba que quería ir a la escuela a verte y platicar contigo
beautiful boy / beautiful girl / <3 (¿te acuerdas?)
yo rondaba tus rumbos
me atrae desde entonces tu nombre
la dulzura de la miel convertida en una palabra que te hace voltear cuando la escuchas
que parto a la mitad y duplico para que cuando te hable te des cuenta de que te quiero
(tú sabes)
tomándote del brazo

[en varias reclusiones
no creo que alcancemos más que unas pocas estrellas]

quisiera vender estas palabras
para comprarte una casa de campo en Francia
un lugar donde soñar despiertos
ver cada cuadro de cada segundo de la película de nuestra vida
(NC-17)
escribiendo y reescribiendo la primera línea
"y me acuerdo (¿te acuerdas?)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario