4 jun. 2011

Escrito con Ceniza, de Luis Alberto Arellano

El hombre que duerme hace dos años
en el parque frente a mi casa
me ha dicho que mis poemas
le transmiten mensajes cifrados
desde un planeta más allá
de Alfa Centauro

me ha pedido que pare
que detenga mis ganas de joder
y que ya nada le diga de los genios
que habitarán la tierra dentro de mil años
Que me guarde las coordenadas precisas
de la abducción
y otras minucias siderales que a nadie convienen

Que no le recuerde lo que ha visto con horror
con ganas de volver las entrañas

Que me calle
que no escriba
que no dé la razón a los ángeles
de tristes alas que le recitan el código civil
en vocales muy cortas todas las tardes

Yo lo miro y tiemblo de pies a cabeza
como un pez fuera del agua
que empieza a boquear con resistencia
y se deja ir lentamente
hacia la muerte

Le he dicho que sí
que nunca más
que esto no puede seguir
que también a mí me resulta insoportable

Así que estas líneas
no tienen ningún mensaje oculto
ni nada que se le parezca
aunque haya quien / lleno de esperanza /
afi rme lo contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario