30 ago. 2011

400

en el momento del salto
decidimos quedarnos sentados
mirándonos a los ojos
cubriéndonos las bocas
tomados de la mano
bajo un cielo sin estrellas
[porque todas,
todas,
prefirieron refugiarse en tus ojos
en tu sonrisa
en tu espalda]

i.
"m"
comenzamos
la historia del ciego que gritaba
para ver si sus gritos
se reflejaban en los objetos que lo rodeaban
y tratar de adivinar
la configuración de sus alrededores

ii.
(a)
cuando cerramos la puerta dejamos atrás la noche

iii.
tú deberías estar en la portada de Historia de la Belleza, pero Eco no es lo suficientemente afortunado como para conocerte

(episodio)iv.
una nueva esperanza

1 comentario: