3 mar. 2012

De burocracias inoperantes y burócratas chambones

De las cosas que no le deseo a nadie es el lidiar con la condescendencia, la ineptitud, la apatía, la güeva crónica, la ineficiencia, la mediocridad y la perpetua mala vibra de un empleado de oficina gubernamental.

Esta semana estuve visitando de forma regular el SAT. Cada día me daban instrucciones distintas, lo que hacía parecer que yo no hacía nada bien. Cuando finalmente hago una cita (requisito del que no me hablaron hasta después de varias visitas) resulta que la próxima fecha posible es el 16 de Marzo siguiente. Esto sería completamente irrelevante si no fuera porque la preinscripción al RFC vence el 13 de Marzo. Este proceso lo había hecho unos minutos antes de sacar cita y después de muchos intentos y de estar peleando contra los formularios en línea del SAT, que suelen dar errores de conexión de forma desesperantemente continua.

Ahora tendré que esperar unos días y volver a hacer el proceso. Para entonces será demasiado tarde y no podré cobrar lo que tenía que cobrar.

Chinga tu madre, SAT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario